Compartir

El sector de la publicidad continúa su recorrido en la red, que se ha consolidado como un elemento central en cualquier estrategia de marketing y ventas. Internet es el único soporte que está plantando cara a la crisis y sigue creciendo. Según Zenithmedia, los medios tradicionales son los más afectados y, en la otra cara de la moneda, los medios online ganan posiciones.

Los anunciantes apuestan por Internet para mantener su cuota de mercado y su posición en el sector y las opciones que pueden encontrar son diversas atendiendo a los objetivos que persigan en cada campaña. Si la estrategia se centra en aumentar el tráfico y generar más ventas, la elección es clara: el coste por click

El pago por click (CPC) es un de los modelos publicitarios de remuneración más comunes en Internet y, cabría decir, que uno de los más rentables. Para el anunciante es muy eficaz porque sólo paga cuando un usuario interesado accede a su anuncio y visita su sitio web. Desde el punto de vista del soporte según su actividad y los formatos con los que trabaje- supone una fuente de ingresos esencial.

Llegados a este punto, y valorando los resultados de las campañas online, ¿podemos estar seguros de que estamos consiguiendo nuestros objetivos?, ¿esos resultados son objetivos? La aplicación de nuevas tecnologías en los sistemas de comunicación, gestión y marketing de las empresas también conlleva riesgos asociados a la red. Teniendo en cuenta estas premisas, la posibilidad de fraude en el pago por click es un hecho.

Hablamos de fraude cuando se simula el acceso a un anuncio sin tener ningún interés en él. El objetivo es contabilizar el click, y de esta forma, incluir la visita en la cuenta del anunciante que sólo paga cuando se realiza ese acceso (por parte de un usuario o una entidad, a través de un programa o código). Estos sistemas de simulación son cada vez más sofisticados pero también contamos con las herramientas de seguridad necesarias para detectarlo aplicando las últimas tecnologías. Un punto importante que debemos saber es que no se considera fraude cuando se trata de un click de baja calidad, es decir, un usuario que no forma parte del público objetivo para el anunciante en ese momento.

Una vez planteado el problema hay que proponer soluciones. La forma más común de detectar el fraude es a través de filtros que identifican de dónde procede el click y lo hace mesurable, no sólo desde el punto de vista cuantitativo sino también cualitativo. Para nosotros, vigilar, controlar y anticiparnos es primordial y para eso contamos con dos importantes aliados: la tecnología y la transparencia.

Hablamos de un proceso en el que intervienen anunciantes, soportes y affilinet como mediador; nuestra plataforma es el nexo entre ambas partes y supervisa las relaciones entre ellos. Este sistema revisa todos los parámetros y nos avisa si detecta alguno que se salga de la norma.

El primer filtro que se aplica es manual. Los gestores de cuentas verifican los soportes (los sites donde se insertan los anuncios): su temática, el perfil de sus usuarios, las visitas recibidas o los resultados obtenidos. Esta primera selección nos permite asegurar la calidad de los soportes, el primer requisito para evitar el fraude. Los filtros técnicos se aplicarán posteriormente y se monitorizarán las URL desde donde se genera el tráfico. A través de esta plataforma, affilinet detecta cualquier anomalía y activa un sistema de alarmas en funcionamiento las 24 horas.

Si hay posibilidad de fraude nosotros lo sabremos pero, si se diera el caso, existe un fondo para cubrir las pérdidas económicas derivadas de los clicks fraudulentos. En este modelo publicitario, a mayor volumen de clicks, mayores pérdidas y por este motivo tenemos que ofrecer a los anunciantes un sistema seguro que garantice sus resultados.

Tanto los anunciantes como los soportes pueden seguir estadísticamente su campaña o programa a través de la plataforma y evaluar el desarrollo de sus estrategias online. En épocas de incertidumbre económica, como la que vivimos actualmente, tener la certeza de que esos resultados son fiables es una garantía para mantener los negocios, en el plano más general, y las campañas de publicidad y marketing, en un ámbito más específico.

Rate this post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here