Compartir

En la industria alimentaria se produjo un gran avance a partir del momento en el que hicieron acto de aparición las envasadoras semiautomáticas. Y no es para menos, puesto que estos productos tecnológicos permiten al operario pulsar y liberar el pedal de descarga con tal de que el conjunto produzca una dosis del alimento en cuestión, sellando posteriormente la bolsa.

La lista de alimentos admitidos por estas máquinas es muy amplia, abarcando desde granos de café y cereales hasta mezclas congeladas, croquetas y pasta. Por supuesto, también es posible tratar con suplementos alimenticios, amén de pastillas y cápsulas en general. En cualquier caso, si pretendes hacerte con una envasadora semiautomática es importante que tengas en cuenta estos factores.

 

 

Asegúrate de que la fabricación es artesanal

 

Hay fabricantes que dan forma artesanalmente no solo a las envasadoras automáticas, sino también a otros elementos muy prácticos. Un buen ejemplo es el de la maquina selladora de bolsas.

 

Independientemente de si quieres optar por una envasadora y/o una selladora es fundamental que te decantes por este tipo de fabricantes. Y es que siendo la máquina completamente artesanal te asegurarás de que la calidad es máxima, así como la duración.

 

La inversión se acaba amortizando, ya que por mucho que pase el tiempo la máquina sigue manteniéndose en un estado óptimo. Ello no es de extrañar teniendo en cuenta que las empresas que fabrican artesanalmente envasadoras y selladoras destinan grandes cantidades de dinero a la Investigación y Desarrollo.

 

Por supuesto, también se encargan de que la fabricación, sean cuales sean los materiales empleados, cumpla la normativa CE. El acero inoxidable que se utiliza para dar forma a los modelos más exitosos de hoy en día reúne todas las características necesarias para aumentar al máximo la producción de la empresa al envasar y sellar.

 

Conviene destacar el hecho de que las empresas especializadas asesoran continuamente a los clientes. Su objetivo es claro: ofrecer una máquina tanto de envasado como de sellado que se adapte al cien por cien a las necesidades del usuario en cuestión, así como a los productos que serán tratados: peso, dimensiones, etcétera.

 

Fácil manejo

 

Ciertamente este tipo de máquinas permiten ahorrar una enorme cantidad de tiempo respecto al mismo proceso realizado de manera manual. Eso sí, algunas de ellas son un tanto complejas, requiriendo que el operario se vea obligado a realizar demasiadas acciones. No es el caso de esta envasadora de legumbres.

La tolva ubicada en la parte superior permite depositar de la manera más sencilla posible el producto que posteriormente va a ser envasado. Sin ninguna complicación el operario se ve capaz de determinar la cantidad de la dosis, abarcando un mínimo de diez gramos y un máximo de diez kilos.

 

 

Gracias a la sencillez del conjunto, existe la posibilidad de alcanzar una cifra que ronda las dieciséis dosis cada sesenta segundos, llegando así a un nivel de producción muy elevado. Por supuesto, para tal fin es imprescindible que el operario entienda el funcionamiento de la máquina y no tenga que hacer frente a un sistema complicado.

 

Repuestos

 

Tarde o temprano es posible que alguna pieza deba ser sustituida, momento en el que la máquina envasadora no tiene por qué dejar de brindar un nivel de producción tan elevado. Para 

evitarlo es fundamental que te asegures de que los repuestos siempre estarán en stock.

 

No importa si es el desgaste u otro motivo lo que ha ocasionado que se necesite una pieza nueva. En cualquier caso, depositando tu confianza en una empresa especializada que fabrica artesanalmente las envasadoras sabrás que en un tiempo récord contarás con el repuesto y el operario podrá continuar con su trabajo.

 

 

Rate this post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here