Compartir

Los fiscales exigen una sentencia de 30 años de prisión para Fujimori por supuestamente financiar la corrupción en campañas electorales anteriores.

Un juez peruano ha denegado la solicitud de un fiscal de enviar a la candidata presidencial Keiko Fujimori a prisión preventiva por presuntamente violar sus condiciones de detención por lavado de dinero y corrupción.

Fujimori, la hija mayor del expresidente encarcelado Alberto Fujimori, está siendo juzgada por acusaciones de que recibió 1,2 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht para financiar campañas presidenciales anteriores en 2011 y 2016.

El fiscal José Domingo Pérez le dijo al juez Víctor Zúñiga el lunes que Fujimori había violado las condiciones de la fianza al contactar a un testigo en el caso.

Sin embargo, la jueza consideró que el reclamo era “infundado”, ya que no había recibido una advertencia y una fianza extendida para Fujimori.

Por su parte, Fujimori dijo que la moción de la fiscalía era “arbitraria, desproporcionada e injusta”, como demostraron en el exterior decenas de sus partidarios.

Fujimori lleva 16 meses detenido. Ella ha negado las acusaciones hechas en su contra.

Fujimori fue liberado condicionalmente en mayo del año pasado debido al brote de coronavirus y no se le permitió salir de Perú ni comunicarse con coacusados ​​o testigos en el caso.

La Fiscalía ha anunciado que solicitará una pena de 30 años de prisión para la hija de 46 años del expresidente condenada por corrupción.

Punto de inflamación potencial

La audiencia fue un punto focal potencial en un momento de ya alta tensión en el país luego de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 6 de junio.

Fujimori se enfrentó al socialista Pedro Castillo.

Castillo se declaró ganador después de contar más de 17,5 millones de votos con 44.058 votos.

Sin embargo, Fujimori se ha negado a rendirse y ha solicitado la inhabilitación de hasta 200.000 votos por fraude, alegación sobre la que no ha aportado prueba pública.

Durante el fin de semana, miles de simpatizantes de ambos candidatos, Fujimori y Castillo, salieron a las calles para pedir que se haga cumplir la democracia y agilizar el jurado electoral, que sopesa las acusaciones de fraude de Fujimori [Alessandro Cinque/Reuters]

En las elecciones, Castillo, un maestro y líder sindical con apoyo en áreas rurales en su mayoría pobres, se enfrentó al comerciante del libre mercado Fujimori, el hijo de una familia poderosa que apoyaba a la mayoría de la élite urbana de Perú.

Durante el fin de semana, miles de simpatizantes de ambos candidatos salieron a las calles para pedir el cumplimiento de la democracia y acelerar el jurado electoral, que está sopesando las acusaciones de fraude de Fujimori.

Si Fujimori ganara las elecciones, la causa penal en su contra se suspendería hasta el final de su mandato.

La encuestadora Ipsos Perú dijo que el análisis estadístico de las papeletas no mostró evidencia de patrones de votación anormales que favorezcan a un candidato individual.

.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here