Compartir

El Juez de Paz acusa a 10 efectivos del ejército colombiano de asesinar al menos a 120 civiles y llamarlos falsamente combatientes.

Un tribunal colombiano ha acusado a 10 militares y un civil de la desaparición forzada de 24 personas y de asesinar al menos a 120 civiles y retratarlos falsamente como combatientes muertos en acción.

Es la primera vez que la Corte Especial para la Paz (JEP) de Bogotá acusa a miembros del ejército de estar involucrados en el llamado escándalo de los “falsos positivos”.

La JEP, que investiga crímenes y atrocidades cometidos durante medio siglo de conflicto armado en el país, dictaminó a principios de este año que los militares colombianos llevaron a cabo al menos 6.400 ejecuciones extrajudiciales entre 2002 y 2008, calificándolas de muertes en batalla.

El tribunal dijo el martes que los acusados ​​desempeñaron un papel fundamental en los asesinatos descritos como peleas de muertes entre enero de 2007 y agosto de 2008 en la región del Catatumbo de la provincia colombiana de Norte de Santander.

Entre los imputados identificados por la JEP como responsables de dictar órdenes sin las cuales los delitos no se habrían producido sistemáticamente se encontraban un general, seis oficiales, tres suboficiales y un civil.

“Fue un patrón de macro-crimen, es decir, la repetición de al menos 120 asesinatos en la misma región durante dos años por el mismo grupo de personas vinculadas a una organización criminal con la misma práctica”, dijo este martes la jueza Catalina Díaz.

El tribunal fue creado bajo el Acuerdo de Paz de 2016 para procesar a exmiembros del grupo rebelde de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y líderes militares colombianos por presuntos crímenes de guerra.

Decenas de oficiales del ejército han sido arrestados y condenados por el tribunal ordinario de Colombia por su participación en los asesinatos y han testificado ante la JEP para buscar sentencias más leves.

Si los acusados ​​no aceptan los cargos dentro de los 30 días del martes, podrían enfrentar hasta 20 años de prisión en un tribunal civil, dijo el juez y presidente de la JEP, Eduardo Cifuentes.

Juan Pappier, investigador colombiano de Human Rights Watch, calificó el anuncio de la corte como “una justificación para las víctimas y los grupos de derechos humanos que han estado luchando por justicia en este caso durante más de una década”, informó el New York Times.

Los grupos de derechos humanos han argumentado durante años que la práctica de que el personal militar mate y represente falsamente a civiles como combatientes enemigos es más común de lo que ha admitido el gobierno colombiano.

Un informe de 2018, compilado con fuentes oficiales e investigaciones independientes, estima que más de 10,000 civiles fueron asesinados durante el mandato del ex presidente Álvaro Uribe.

Si bien el alto mando de las fuerzas armadas ha negado que el número de rebeldes de izquierda asesinados se infle sistemáticamente con los llamados “falsos positivos”, los soldados y funcionarios han dicho al tribunal que los superiores los están presionando para que parezcan exitosos en la campaña militar del gobierno del gobierno. guerra civil.

.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here