Compartir

“Las sanciones son uno de los instrumentos de nuestros esfuerzos más amplios hacia Cuba para promover la democracia, promover el respeto de los derechos humanos y ayudar al pueblo cubano a ejercer las libertades fundamentales consagradas en la Declaración Universal de Derechos Humanos”. dijo el Sr. Hunter.

La votación anterior de la Asamblea General de noviembre de 2019 fue 187-3, con los Estados Unidos de Israel y Brasil votando no y el resto absteniéndose o no. La votación en la actual reunión de la asamblea, que comenzó en septiembre de 2020, se había pospuesto debido a la pandemia.

La votación final fue 184-2: Estados Unidos e Israel estaban en contra, tres abstenciones y cuatro países que no lo hicieron.

Estados Unidos siempre había votado no a la resolución hasta 2016, cuando se abstuvo de señalar la decisión de la administración Obama de reparar por completo las relaciones de Estados Unidos con Cuba después de más de medio siglo de alienación.

Trump intentó revertir esa dirección después de asumir el cargo, y Estados Unidos volvió a votar en contra de la resolución durante su mandato. Fue mucho más allá, agregó sanciones contra Cuba y volvió a colocar al país en la lista del Departamento de Estado de patrocinadores estatales del terrorismo en sus últimas semanas en el cargo.

El embargo solo puede ser levantado por el Congreso.

Si bien parece poco probable que se produzca un final completo del embargo en el corto plazo, se espera que Biden se aleje gradualmente de la postura de Trump sobre Cuba.

La dura postura de Trump sobre el liderazgo comunista de Cuba ha resultado en una serie de restricciones al turismo, visas, remesas, inversión y comercio que han empeorado una economía ya débil. La pandemia empeoró los problemas, en gran parte al interrumpir el turismo, una importante fuente de divisas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here