Compartir

En junio de 2015, las partes beligerantes de Malí firmaron un acuerdo de paz diseñado para traer estabilidad a la nación sitiada.

Pero en mayo, el país vio su segundo golpe en nueve meses. Un exlíder rebelde que participó en el proceso de paz había sido asesinado semanas antes. Grupos violentos, incluidos los asociados con al-Qaeda e ISIS, atacan con frecuencia en el norte, centro y este de Malí, y su presencia se está extendiendo en el sur del país y a través de las fronteras. Mientras tanto, Francia ha anunciado el fin de la Operación Barkhane, su campaña antiterrorista en Mali y el Sahel.

Mientras el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se prepara para votar a finales de este mes sobre la prórroga de la misión de mantenimiento de la paz de la ONU allí, es hora de revisar la eficacia del actual apoyo internacional al proceso de paz del país.

Malí necesita más ayuda práctica de la comunidad internacional para superar los obstáculos persistentes a la paz, y la necesita ahora.

Para saber qué hacer a continuación, lo primero que debe hacer es examinar cómo se implementó el acuerdo de paz de 2015, y no. El acuerdo, firmado después de la guerra civil del país en 2012, tenía como objetivo permitir la reconstrucción de un ejército nacional unificado y la descentralización del poder político y la toma de decisiones, allanando el camino para una Malí más estable y segura. Pero la implementación del acuerdo se ha estancado y las perspectivas de implementación están disminuyendo en medio de la agitación política en Bamako.

Como observador oficial independiente de la implementación del acuerdo de paz, el Centro Carter tiene conocimientos de primera mano sobre por qué el acuerdo ha sido tan difícil de lograr y qué se puede lograr de manera realista. Informes.

Si bien el acuerdo de 2015 está lejos de ser perfecto, contiene los elementos clave necesarios para resolver los agravios que han apuntalado las numerosas guerras civiles en Malí desde la independencia. En principio, los signatarios, tanto los gobiernos anteriores como posteriores al golpe y la plataforma y coordinación de los movimientos Azawad (o CMA), aún lo apoyan. La comunidad internacional, que ha insistido mucho en el acuerdo y se ha comprometido a apoyar su implementación, ahora debe centrarse en acciones urgentes para romper el estancamiento y prevenir este importante pilar de la paz en Malí y un posible baluarte contra los violentos El contagio en la región cae por al borde del camino.

Primero, la coalición de países negociados debe renovar los esfuerzos diplomáticos de alto nivel, respaldados por asesores militares internacionales de alto nivel, para trabajar con el gobierno, la CMA y la plataforma para desarrollar un plan para un ejército nacional unificado.

La incapacidad del ejército para asegurar el norte de Malí y la aparente renuencia a integrar a los excombatientes y plataformas de la CMA, como dicta el acuerdo de paz, han creado un vacío de seguridad en el norte.

Excluidos del ejército nacional, los grupos armados consolidaron una nueva alianza de seguridad paralela. La alianza insiste en responder a las duras realidades locales: la necesidad de proteger a las comunidades de los grupos violentos y los hooligans, y de crear un espacio seguro para los servicios públicos. Pero también es un rival emergente de las fuerzas de seguridad y defensa nacional de Malí, y en ocasiones parece resistirse a integrar a sus combatientes y armas en las fuerzas armadas nacionales. Los miembros de la Alianza también tienen un historial accidentado de relaciones con grupos violentos.

La integración de los grupos armados en las fuerzas armadas nacionales es un requisito previo para una paz duradera, mientras que la creación de un ejército nacional unificado fortalecería la capacidad de Malí para hacer frente a las amenazas de la línea dura violenta y los grupos delictivos organizados. Después de seis años de medio paso, es hora de que todas las partes acuerden la estructura y composición del ejército unido y comiencen a crearlo.

En segundo lugar, los vecinos de Malí, cada vez más amenazados por la violencia metastásica del país, deberían desempeñar un papel más destacado en los esfuerzos por abordar los obstáculos específicos para la implementación del acuerdo y abordar las debilidades comunes.

Después del golpe de agosto de 2020 y nuevamente después del golpe más reciente, la Unión Africana y la comunidad económica de los estados de África Occidental reaccionaron de manera decisiva y presionaron por el retorno al gobierno civil. También se necesita el aliento y la presión concertados de los vecinos de Malí para ayudar a los signatarios a hacer cumplir las disposiciones del Acuerdo sobre el reparto del poder, la justicia y el desarrollo económico, muchas de las cuales son demandas fundamentales de los grupos armados y en gran medida han sido desatendidas por la sucesión. de los gobiernos nacionales.

Por último, los socios de Malí deben lograr que los signatarios expliquen al público los posibles beneficios del acuerdo y comprendan las perspectivas de los ciudadanos al respecto. Muchos malienses desconfían, malinterpretan o rechazan el acuerdo de paz porque no han visto ningún resultado de él y porque los actores políticos lo han caracterizado en gran medida erróneamente. Se han iniciado esfuerzos preliminares de relaciones públicas, pero se necesitan más, incluidos ayuntamientos, sesiones de escucha y campañas de radio que podrían ser apoyadas por la comunidad internacional. El acceso a la información debería reducir los temores del público y mejorar la rendición de cuentas.

Por supuesto, es necesario un cambio fundamental para que el acuerdo de paz con Malí siga siendo viable. Los socios internacionales de Malí se han visto desde hace mucho tiempo desempeñando un papel de apoyo en el proceso de paz, siempre que el gobierno pudiera tomar medidas correctivas responsables para abordar los problemas del país. El reciente golpe desafía esta suposición y subraya la necesidad de un renovado apoyo internacional específico para que las partes malienses cumplan la promesa del acuerdo y aborden los problemas centrales de la violencia que han asolado al país desde 2012.

La acción animada y decidida de los partidarios internacionales del acuerdo podría proporcionar a las partes malienses el apoyo que necesitan para seguir adelante. Sin esas medidas, el acuerdo de 2015 seguirá debilitándose y las perspectivas de una paz sostenible en Malí y en la región disminuirán.

Las opiniones expresadas en este artículo son las propias opiniones de los autores y no reflejan necesariamente la postura editorial de MPN NEWS.

.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here