Compartir

En medio de acusaciones de abuso de uigures, más de 40 países están pidiendo a China que permita el acceso de las Naciones Unidas a Xinjiang.

Más de 40 países pidieron el martes a China que otorgue al Defensor del Pueblo de las Naciones Unidas acceso inmediato a Xinjiang para investigar los informes de que más de un millón de personas han sido detenidas ilegalmente allí, algunas de las cuales han sido sometidas a torturas o trabajos forzados.

La declaración conjunta sobre China fue leída al Consejo de Derechos Humanos de la ONU por la embajadora canadiense Leslie Norton en nombre de países como Australia, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Japón y Estados Unidos.

Beijing rechaza todas las acusaciones de abuso de uigures y describe los campamentos como centros de entrenamiento para combatir el “extremismo religioso”.

“Informes creíbles sugieren que más de un millón de personas han sido detenidas arbitrariamente en Xinjiang y que los uigures y otros grupos minoritarios están siendo monitoreados de manera desproporcionada y las libertades fundamentales y la cultura uigur están siendo restringidas”, dijo el comunicado conjunto.

“Instamos a China a que brinde a los observadores independientes, incluido el Alto Comisionado, acceso inmediato, significativo y sin restricciones a Xinjiang”, agregó, refiriéndose a Michelle Bachelet.

Bachelet dijo al consejo el lunes que espera llegar a un acuerdo sobre los términos y condiciones para una visita a China este año, incluida Xinjiang, para investigar informes de violaciones graves de musulmanes uigures.

Su oficina ha estado negociando el acceso desde septiembre de 2018.

Jiang Yingfeng, un alto diplomático de la misión china ante las Naciones Unidas en Ginebra, desestimó la declaración el martes por considerarla una intromisión por “motivos políticos”.

“Damos la bienvenida a la visita del Alto Comisionado a China, a Xinjiang. El propósito de esta visita es incentivar los intercambios y la cooperación más que una investigación basada en la llamada presunción de culpabilidad ”, dijo al Ayuntamiento, sin dar un cronograma.

La declaración dirigida por Canadá citó informes de tortura, esterilización forzada, violencia sexual y separación forzada de niños de sus padres.

Condenó una ley aprobada en Hong Kong hace un año contra lo que China llama secesión y terrorismo. Los primeros juicios contra personas arrestadas bajo la ley deben comenzar esta semana.

“Seguimos profundamente preocupados por el deterioro de las libertades fundamentales de Hong Kong bajo la Ley de Seguridad Nacional y la situación de los derechos humanos en el Tíbet”, dijo.

Jiang dijo: “Desde la Ley de Seguridad Nacional, Hong Kong ha visto un cambio del caos al estado de derecho”.

La declaración leída por Canadá se produjo horas después de que China y sus aliados pidieran una investigación independiente sobre el descubrimiento de los restos de más de 200 niños indígenas en el sitio de la antigua escuela residencial india Kamloops el mes pasado.

La medida de China enfureció al primer ministro canadiense Justin Trudeau, quien luego condenó “el abuso sistémico y los abusos de los derechos humanos” en Xinjiang, dijo que una Comisión Canadiense de Verdad y Reconciliación trabajó de 2008 a 2015 para abordar el abuso de los pueblos indígenas.

“¿Dónde está la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de China? ¿Dónde está su verdad? ¿Dónde está la apertura que Canadá siempre ha mostrado y la responsabilidad que Canadá ha asumido por los terribles errores del pasado? ”, Preguntó Trudeau.

.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here